Quiero ser feliz

Esa fue mi respuesta que di a la pregunta de mi papá acerca de lo que quería ser cuando fuera grande. Yo tenía seis años y un fuerte acento mexicano porque vivíamos en el D.F: en ese momento, y así quedó el registro de mi reflexión la cual a vece escuchamos en el vejo tocacintas familiar, un aparato que para muchos de ustedes es tan anacrónico como la televisión en blanco y negro, el casete y otros avances tecnológicos que marcaron la vida de quienes pasamos los 50 años de edad.

No estoy segura si a la vuelta de casi seis década he logrado ser feliz porque este es un estado que generalmente se produce en distintos momentos y no una constante en la vida, digan lo que digan los libros de auto ayuda y otras teorías que en un mundo estresante nos tratan de guiar para que tratemos de ser felices en medio de todo lo que enfrentamos a diario.

Sin embargo, creo que, con los altibajos correspondientes, todos en algunos momentos nos hemos sentido felices ya sea porque realizamos sueños de distinta índole o simplemente nos embarga una sana sensación de paz interna y algo se nos ilumina en la mente y el corazón.

La felicidad sigue siendo una de las máximas aspiraciones del ser humano, y posiblemente una de las más paradójicas, porque no hay forma precisa de definir quién es feliz y quién no.

Si las condiciones socio económicas y la resolución de los problemas esenciales son elementos que permiten medir la felicidad, encontramos enormes contradicciones, ya que al personas con millones de dólares en sus cuentas bancarias, fama y prestigio, muchas veces son profundamente infelices al grado de poner fin  a sus vidas, dejándonos a todos boquiabiertos.

Por otra parte, también vemos que personas con apenas niveles de subsistencia mínimos o incluso sin llegar a estos se definen como felices, y uno ve sus rostros iluminados y serenos en medio de la mayor miseria, lo que también nos deja boquiabiertos.

Entonces, me pregunto si en lugar de una aspiración, que siempre se nos hace lejana por distintas circunstancias, debemos considerar la felicidad como una forma de ver la vida, y con esto me refiero a la utopía de que cada individuo se enfoque en vivir de una forma feliz , para que al sumar esas individualidades felices podamos tener naciones, continentes y un planeta feliz.

Pero por lo que vemos diariamente esto tampoco está cerca de cumplirse, sobretodo porque muchas veces la felicidad de uno consiste en atropellar la del otro, y sino solo basta ver las noticias.

¿Y si el colectivo en el que vivo se auto define como feliz, eso me hace feliz como individuo?

El Reporte Mundial de la Felicidad, publicado hace un año por The Earth Institute de la Universidad de Columbia, a cargo del prestigioso investigador Jeffrey Sachs, se analizaron los siguientes factores en 156 países:

  • El bienestar que los habitantes de una nación dicen tener
  • La esperanza de vida con la que cuentan
  • La huella ecológica de una nación

Este estudio se realizó tras la aprobación en  2011 de una resolución de las Naciones Unidas, para que en cada país se pueda “medir la felicidad de su pueblo y ayudar a guiar el desarrollo de sus políticas públicas”.

“La felicidad, que es una aspiración de todo ser humano, también puede ser considerada como una medida del progreso social”, aclara Sachs en el informe, que encabezan Dinamarca, Noruega, Suiza, Holanda, Suecia, Canadá, Finlandia, Austria, Islandia, Australia, Israel, Costa Rica, Nueva Zelanda, Emiratos Arabes y Panamá.

Otros países latinoamericanos como México(16) y Venezuela (20), Brasil (24), Chile (28), Argentina (29), Colombia (35), Uruguay (37), Suriname (40), Guatemala (47), Ecuador (49) y Bolivia (50), figuran al inicio de esta lista.

Veamos los resultados de otro estudio, de tipo cualitativo y que realizó en 2012 la encuestadora internacional Cid Gallup, donde midió los “sentimientos positivos”, de alrededor de 1000 personas en cada uno de los 148 países analizados.

Los 148000 encuestados en el mundo respondieron cinco preguntas sobre las experiencias positivas habían tenido el día anterior: si habían descansado bien, si habían sido tratados con respeto, si sonrieron o rieron mucho, y si habían hecho o aprendido algo interesante.

Uno de los datos más interesantes del estudio es que la bonanza económica no influye en esta sensación de felicidad, ya que en Singapur, una nación rica y pujante, sólo 46% de los entrevistados respondieron “sí” a esas preguntas, comparados con el 55% de las personas en Haití y Afganistán. Incluso en Siria, en donde el levantamiento civil que luego llevó a una guerra civil ocurrió en 2011, 60% de las personas respondieron sí a las preguntas de la encuesta.

Otro dato en este sentido que señala la encuesta es que economistas en Estados Unidos han encontrado que los ingresos sólo afectan la felicidad diaria cuando se gana hasta 75.000 dólares al año. Un mayor ingreso que eso no hace mayor diferencia para el bienestar de los estadounidenses, lo que podría generalizarse si vemos los resultados de este.

Quienes reportaron la mayor cantidad de sentimientos positivos fueron Panamá y Paraguay, con un 85%, países cuyo PIB per cápita no figuran en los primeros del mundo. De hecho, ocho de los diez países más felices en el sondeo están localizados en América Latina: El Salvador y Venezuela, 84%;Trinidad y Tobago, 83%; Guatemala, 82%; Ecuador y Costa Rica, 81%.

Como vemos,sea cual sea la forma de medir la felicidad lo que nos arroja son más preguntas que respuestas y probablemente acá entran en juego los valores culturales y religiosos, las expectativas personales y la forma de ver el vaso, medio vacío o medio lleno.

Yo aun no resolví si aquella respuesta hace casi 51 años obedeció a una precocidad intelectual y filosófica o solamente a que en ese momento no me sentía feliz y quería serlo. Pero sea como sea, a la vuelta de más de la mitad de la vida me sigo preguntando cada día donde está el secreto de las personas felices, y trato de encontrar las respuestas en mí, convencida que ser feliz es casi una obligación para quienes tenemos la inmensa dicha de estar vivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s