Silencio aberrante

Hace un tiempo que no escribo y ha sido por decisión, no porque no tuviera nada que decir sino por sentirme abatida por el exceso de “opinadores” que saturan las redes en estos días.

Pertenezco a una generación que siempre se tomó muy en serio lo que significa emitir una opinión, ya que esta precisamente lleva a la reflexión, el debate y el conocimiento, pero hoy es casi imposible discernir quién tiene el derecho de decir lo que dice y por qué.

El derecho a opinar es parte de la democracia, pero el exceso de opiniones, muchas de estas dignas del Nobel a la Estupidez, es parte de una anarquía que embarra las redes con sandeces de toda índole.

Si aun continúa leyendo este blog, tal vez deje de hacerlo cuando entre en materia.

Si para usted los apuñalamientos y asesinatos por parte de palestinos contra ciudadanos israelíes es algo que no debe censurarse, no lea más.

Si además usted considera que el Estado judío es cuestionable, que su existencia puede aniquilarse o que esa tierra en su totalidad debe llamarse Palestina, no lea más.

Incluso si para usted un palestino muerto – aunque antes haya apuñalado a varios inocente o asesinado a otros- es un mártir y los judíos muertos se lo merecen solo por serlo, no lea más.

Pero vamos más allá.

Hace poco más de un año, cuando conducía un programa radial y se inició el lanzamiento de miles de misiles desde la franja de Gaza contra territorio israelí, causando heridos y muertos, nadie dijo nada porque se asumía que la defensa de esa nación era suficiente.

Cuando Israel se defendió contra los ataques con el uso de la fuerza militar y empezaron a morir los primeros palestinos, o al menos eso decían muchos medios que luego desmintieron sus informaciones alegando que sus periodistas fueron coaccionados o amenazados, el director del programa habló de genocidio al recuento de las primeras tres víctimas.

Al señalarle yo que eso no podía considerarse un genocidio porque la definición no tenía relación con los hechos, me espetó que “muerto es muerto”. Bueno, yo me pregunto si ese mismo director hoy diría lo mismo acerca de los asesinatos y heridos graves que esta hola de violencia palestina está dejando en Israel. Estoy segura que no, y mucho menos hablaría de un genocidio…

Pero lo cierto es que si ponemos las cosas en la dimensión correcta sí hay intenciones declaradas de los líderes palestinos de acabar con los judíos, y no hemos escuchado nunca esas palabras de sus homólogos israelíes en todos los años que lleva el conflicto árabe-israelí.

Los niños palestinos de por lo menos tres generaciones estudian en libros cuyo mapa señala que Palestina es todo el territorio que incluye Israel, no hay un Estado Palestino y uno judío en esos textos. No es extraño entonces que esas generaciones crean que realmente esa tierra es de ellos, aunque la falacia los lleve a ignorar la historia antigua y reciente.

Lo más doloroso de lo que ocurre hoy en Israel es que la mayoría de estos nuevos terroristas no son parte de una organización como Hamas sino individuos que viven dentro de Israel, que trabajan o estudian en empresas y universidades del país, donde gozan de derechos como todos los ciudadanos de la nación.

Se trata del enemigo en casa, que ataca a quien quiere sin importarle las consecuencias. Es un enemigo invisible, que puede aparecer en cualquier momento y que decide asesinar a los ciudadanos israelíes por ser judíos.

Claro que el Estado de Israel está en todo su derecho de defender a sus ciudadanos,de protegerlos y garantizar su seguridad, tomando las medidas extremas que deba asumir como nación para evitar más derramamiento de sangre.

Pero mientras las atroces imágenes de los civiles atacados o muertos nos llegan, es poca o nula la reacción del mundo ante estos hechos más que condenables.

De hecho, he visto titulares que destacan la muerte de los palestinos abatidos luego de herir o matar israelíes, omitiendo el que hayan muerto luego de atacar a personas inocentes que cometieron el error de subir a un autobús o estar en una calle cuando sus asesinos decidieron actuar. Ellos son las víctimas!!

¿Y las Naciones Unidas? Ni una palabra aun, haciendo gala de ser el foro indiferente y mudo de siempre cuando atacan a Israel.

Pero cuando Israel se defienda y sin duda lo hará, veremos a los vociferantes de siempre pidiendo una nueva condena contra el Estado judío.

Y las redes estallarán con voces de odio que repetirán las consignas anti israelíes y antisemitas de siempre.

Por ahora, nos inunda el mismo silencio aberrante de otras veces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s